Aprobación Plan Parcial La Cerrichera

El Grupo Socialista del Ayuntamiento de Águilas considera “inaudito” que se aplique por primera vez en el Ayuntamiento de Águilas, una tramitación extraordinaria para la aprobación del Plan Parcial de “La Zerrichera”, sin tener en cuenta la Declaración de Impacto Ambiental necesaria al ser este lugar un espacio protegido por la Unión Europea.

El Equipo de Gobierno ha decidido ignorar, del mismo modo, la apertura del expediente informativo que la Comisión Europea ha realizado por la reclasificación de 240 has. de suelo protegido a urbanizable, y ha iniciado la tramitación del Plan Parcial de “La Zerrichera”, un día después que los promotores de la misma presentaran la maqueta de la urbanización.

El Grupo Socialista quiere manifestar su total y rotunda oposición a la política de recalificaciones de espacios protegidos seguida desde el gobierno municipal y más cuando todavía hay tantas incógnitas por resolver en este asunto.

Nos parece lamentable y sospechoso que se utilice una tramitación extraordinaria para seguir adelante con un proyecto que elimina una zona protegida del municipio y que deja en mal lugar a todos los que dicen apostar desde el equipo de gobierno, por un “desarrollo sostenible” de Águilas.

Desde el Grupo Socialista, consideramos que actuaciones como esta son las que crean inseguridad jurídica a los empresarios que desean invertir en nuestro pueblo, ya que son tantos
los interrogantes que hay que resolver en este asunto que aún no se sabe si el proyecto saldrá adelante o no, según manifestaban esta semana, miembros del propio gobierno regional.

Parece que desde el Equipo de Gobierno se alienta a un desarrollo desbocado, sin tener en cuenta los valores naturales del municipio y sin tener en cuenta, además, el suelo protegido por la propia Ley del Suelo de la Región de Murcia, aprobado por el Gobierno Regional de PP y por la propia Unión Europea.

Desde el Grupo Socialista consideramos que esta es una actuación contraria a derecho y nos parece lamentable que desde el propio Ayuntamiento se impulsen medidas de urbanización irreversibles que pueden contravenir a la legalidad vigente, cuando tendría que ser el propio Ayuntamiento el principal garante de la legalidad en el municipio.