Balance del verano 2006

Desde la agrupación socialista hemos realizado un balance de todo lo ocurrido durante este verano. En materia de limpieza creemos que los recursos utilizados han sido insuficientes; tanto las playas como el municipio en general, ha padecido un abandono evidente. En seguridad, no se ha reforzado el grupo de policías locales, tan imprescindible en estas fechas. El sistema de sanidad se ha visto sobre saturado por la falta de personal y el incremento de los visitantes; la atención al ciudadano ha dejado mucho que desear, con listas de espera en atención primaria de hasta 4 y 5 días.

Otro de los problemas que más han repercutido en nuestro municipio ha sido el del aparcamiento y el tráfico; durante todo el periodo, la saturación en las vías urbanas e interurbanas ha sido escandalosa, una circulación lenta y pesada, ha provocado que muchos visitantes no se acercaran al núcleo urbano por la sensación de agobio. El problema de los ruidos va asociado directamente al tráfico, falta de control sobre el cumplimiento de las ordenanzas municipales sobre el ruido, hacen insoportable el descanso y la vida en el centro.

Económicamente, los resultados tampoco han sido los esperados; el sector hostelero ha sufrido un importante descenso en comparativa con años anteriores. Los visitantes se han concentrado en la primera quincena de agosto, insuficiente para las expectativas del pueblo. A este problema añadimos la problemática de que cada vez son menos los turistas extranjeros, pasan menos tiempo entre nosotros cada vez es menor el poder adquisitivo de los mismos.

Tal vez la falta de iniciativas mermen las intenciones del turista potencial. La falta de ocio nocturno, alternativas juveniles e infantiles, actividades culturales, etc.…, hacen poco atractiva la oferta local. Esto es debido a la falta de infraestructuras como seria un recinto ferial adecuado, como también lo es el carecer de una oferta adecuada de tipo cultural y musical con proyección nacional e internacional, como tienen municipios vecinos, tipo “Espirelia”, “La Mar de Músicas”, etc.

Esto es consecuencia del fracaso del modelo de desarrollo turístico que se nos quiere hacer creer ser tan efectivo. El aumento de viviendas residencial en unos años va ha ser inmenso, lo que provocara un impacto negativo en el territorio además de una estacionalidad turística que repercutirá negativamente en el turismo local. Como dato significativo, el numero de días habitados por plaza de uso residencial es 43 al año con un gasto medio de 1341€. Por el contrarío una plaza turística reglada tiene un uso anual por media de 100 días y un gasto de 9589€ además de un menor impacto en el territorio podemos hablar también del efecto multiplicador de la economía, que en el caso de los residenciales, es casi inexistente, todo lo contrario que en los entramados hoteleros que aumentan día tras día. Aquí se hace evidente donde hemos de volcar los esfuerzos futuros por acrecentar ese turismo de calidad que tanto nos venden y que año tras año defrauda tanto a los agentes del sector, como a los aguileños y a los que vienen de fuera.

El camino que debemos seguir es justo el que aquí no se hace, el que nos ofrece un equipo de gobierno gastado, sin ideas y que no cree en el turismo, sino en el ladrillo. Hay que invertir en infraestructuras con nuevos parking, hay que apostar por el ocio, la cultura, en nuestros valores naturales; proporcionar incentivos a las empresa local, al comercio; impulsar la formación, reivindicar los módulos de hostelería y restauración; potenciar el desarrollo de una industria hotelera, aplicar los modelos que cada año están triunfando en pueblos colindantes y en el conjunto de la costa mediterránea.

Las soluciones pasan por apostar por nuestra ciudad, cambiar este modelo y apoyar a los profesionales, fomentando la formación y potenciando los incentivos para la radicación de nuevas inversiones que desarrollen el sector. En este sentido, los socialistas apostamos por la creación de una Mesa por el Turismo, integrado por los agentes y profesionales que dinamicen la creación de nuevas políticas para impulsar nuestro crecimiento de manera que beneficie a la totalidad del municipio, fomente la creación de nuevos empleos y desarrollen un sector que con este equipo de gobierno está en franca decadencia.