Guardería en «Las Yucas»

Más de 600 firmas de vecinos de la zona se oponían a este cambio de uso que provocaba una modificación en la estructura urbanística de la zona, ya que de tener una parcela de uso dotacional con una escuela infantil y una altura de una planta; se pasa a dos edificios con una altura de bajo y cinco plantas, algo a lo que los vecinos se oponen y que no encuentran justificación.

El Grupo Socialista, al igual que el resto de los grupos, aprobó la modificación del uso del suelo, puntualizando que no íbamos a votar en contra de la creación de una nueva Escuela Infantil, ni tampoco de la construcción de viviendas para jóvenes, pero advertíamos que ambas funciones pueden llegar a ser incompatibles legalmente, tal y como ocurre con el Centro de Conciliación para la Vida Laboral y Familiar, ubicada en la Comunidad de Propietarios de “La Torre”, donde los más de 40 niños que allí van todos los días no pueden hacer uso de los espacios comunes de la urbanización, tal y como acordaron los vecinos de dicha Comunidad de Propietarios en Junta General.
Es decir, los niños del Centro de Conciliación pueden llegar a estar hasta 8 horas sin salir del recinto del Centro. Y aquí puede pasar lo mismo. Nosotros lo advertimos en el Pleno y no nos hicieron caso.

La nueva Escuela Infantil proyectada en Las Yucas, con capacidad, según las perspectivas del Equipo de Gobierno, de hasta 95 niños de 0 a 3 años, puede encontrarse en la situación de que no pueden hacer uso de las zonas comunes de la Comunidad de Propietarios que se forme, si así lo deciden por mayoría. O que la totalidad de las zonas comunes sea destinada para el uso de la Escuela Infantil, tal y como manda la legislación vigente en cuánto al espacio que es necesario disponer para el patio de la citada Escuela Infantil, lo que puede ser incompatible con la Ley de Propiedad Horizontal.

Esta situación se evitaría si desde el Equipo de Gobierno se dispusiera de más parcelas públicas para la construcción de viviendas para jóvenes y no se mezclaran las cosas y se crearan con ello problemas en el futuro e inconvenientes para los vecinos de la zona.

Pero desde el Equipo de Gobierno se prefiere vender las parcelas municipales a cambio de dinero, antes que tener en cuenta las necesidades de vivienda, de educación, deportivas y de zonas verdes, de una amplia mayoría de población juvenil aguileña en busca de su primera vivienda. Un dato: para estas 16 viviendas ubicadas en la parcela de Las Yucas, hay ya una lista de espera de casi 400 personas y no hay fecha de inicio, ni, por supuesto, de terminación de las viviendas.

Un gobierno municipal que en cuatro años va a tener realizadas un total de 10 viviendas de promoción pública, por casi 6.000 viviendas de promoción privada, dice muy claro cuales son sus prioridades, y en estas no cabe el satisfacer las demandas de una buena parte de la población, de tener una vivienda asequible, tal y como ocurre en otros municipios cercanos.