La Agrupación Socialista apuesta por la protección de Cuatro Calas

La Comisión Ejecutiva de la Agrupación Socialista de Águilas, aprobó el pasado viernes por total unanimidad de sus miembros, instar al Ministerio de Medio Ambiente para que inicie las gestiones encaminadas a la compra del LIC de Cuatro Calas por parte del Estado.

Del mismo modo, la Ejecutiva socialista recomienda al Ministerio que se inicien las gestiones oportunas para que se entablen las negociaciones necesarias con los propietarios actuales, de cara a llegar a un acuerdo que permita que este lugar emblemático para los ciudadanos aguileños, pase a formar parte de un patrimonio común y quede fuera de cualquier tentación urbanizadora.

Desde la Ejecutiva Socialista creemos que esta iniciativa permitirá proteger y conservar adecuadamente un espacio natural único en el litoral mediterráneo y aislarlo de cualquier intento especulador, reservándolo exclusivamente para uso y disfrute del conjunto de los ciudadanos.

Esta solicitud que realizan los socialistas aguileños, se enmarca dentro de la actual política de adquisiciones de espacios naturales en el litoral que actualmente está realizando el Ministerio de Medio Ambiente en el conjunto del país.

Por otro lado, la adquisición del LIC de Cuatro Calas por parte del Estado permitirá acometer medidas de protección ambientales, de conservación de humedales, como el de Cañada Brusca, de lugares de interés geológico, así como la protección integral de su valor paisajístico en un espacio que, además de tener unos valores naturales excepcionales, posee un gran valor emocional para los aguileños y aguileñas.

Esta medida permitirá, en cierta medida, equilibrar la desprotección permanente de los espacios naturales aguileños que se está realizando desde los gobiernos del Partido Popular y el aniquilamiento sistemático de los espacios protegidos aguileños a través de una política basada en un urbanismo salvaje y depredador de todo tipo de suelo, sea protegido, agrícola, etc.

Desde el PSOE aguileño defendemos firmemente un desarrollo sostenible, un urbanismo con “alma” que proteja espacios comunes de gran valor comunitario y que tenga en cuenta el necesario legado natural que hemos de realizar a las siguientes generaciones. Cuatro Calas y el Cabezo de Cope forman parte de ese legado.