Obras en la Glorieta

La cita electoral de 2007 ha puesto nervioso al equipo de gobierno. No han tenido en cuenta que el Carnaval 2007 está próximo a comenzar el próximo 15 de febrero. No lo han tenido en cuenta y han decidido rentabilizar electoralmente las obras de remodelación de la Glorieta, aunque afecte el desarrollo de la fiesta grande de los aguileños este 2007, el Carnaval de Águilas, de Interés Turístico Nacional, mal que les pese acordarse.

Desde luego, el equipo de gobierno no se lo ha puesto fácil a los carnavaleros de la noche, cuando salgan con sus máscaras por la Plaza de España; a los chiringuitos y puestos que se montaban alrededor; a la gente que busca el ambiente carnavalero por los alrededores del centro de la ciudad y, en definitiva, a todos los que apreciamos el sabor de nuestro Carnaval de la noche en la Glorieta, incluidos los turistas a los que enseñamos lo más divertido y original de nuestra cultura y costumbres.

Desde el Grupo Municipal Socialista creemos que estas obras, que tendrán una duración de más de 4 meses, pueden postergarse perfectamente hasta después del Carnaval 2007, una fiesta, nuestra fiesta, que todos los aguileños estamos esperando con impaciencia año tras año y que concentra todo el colorido del esfuerzo y la imaginación que despliegan los carnavaleros aguileños. Creemos que en homenaje a los carnavaleros, a los miles de aguileñas y aguileñas anónimos que trabajan durante todo el año para disfrutar de nuestra fiesta, el equipo de gobierno debería de hacer un esfuerzo de sensibilidad y retrasar las obras de la Glorieta hasta después del Carnaval 2007.

Hacer un esfuerzo y olvidarse de inaugurar antes de las elecciones unas obras que, por inoportunas, pueden llevarse a cabo posteriormente. No va a pasar nada por una foto más o menos. Seguro que ya tienen una buena colección y las obras pueden esperar. ¿O le va a alguien la vida en ello? Estamos seguros de que no, por eso pedimos en este comunicado de prensa que, por una vez y sin que sirva de precedente, el equipo de gobierno piense antes en los aguileños, que en sus intereses electorales.