Qué ciudad queremos

Y me pregunto: ¿Alguien nos ha preguntado a las aguileñas y aguileños qué ciudad queremos y en qué ciudad queremos vivir?. La respuesta es que no.

Nuestro pueblo hasta ahora ha vivido principalmente de la agricultura, y por tanto, la mayor parte de la riqueza que se ha generado en esta zona se la debemos al sector agrícola. Es claro y evidente que el Gobierno del Partido Popular se ha olvido completamente de la agricultura, como está demostrándose con el avance del Plan General de Ordenación Urbana que han presentado para nuestro pueblo. En dicho Plan no queda ni un solo metro cuadrado calificado como suelo agrícola; o lo que es lo mismo, todo el suelo de nuestro municipio es urbanizable, exceptuando el protegido por las Directivas Hábitats de la Unión Europea; aunque a la vista de lo que está ocurriendo con La Zerrichera, ya ni el suelo protegido por Europa se respeta, y donde ahora hay lechugas y tomates, mañana puede haber grandes urbanizaciones para que los europeos puedan venir a pasar unas largas vacaciones.

Y digo yo, dónde van a trabajar las personas que hasta ahora vivían de la agricultura. De momento nadie ha venido a explicarles qué otras posibilidades laborales tienen; ni tampoco han venido a ofrecerles ninguna salida formativa para reciclarse y poder dedicarse a otro sector laboral.

A los gobernantes de este pueblo se les llena la boca, diciendo, que Águilas vivirá del turismo; ¿de qué turismo?. No nos engañemos, el Partido Popular no está apostando por el turismo; solo están apostando por las grandes urbanizaciones que quedarán como segundas residencias, y eso señores del PP, no da empleo y mucho menos, empleo de calidad.

Nadie duda que es preciso diversificar la economía, y, si bien, no podemos basar la prosperidad del municipio solamente en la agricultura, tampoco solamente en el turismo, por que eso sería muy peligroso. Tenemos que buscar la manera adaptarnos a las nuevas necesidades, incorporarnos a nuevas tecnologías; por supuesto que el turismo debe y tiene que ser un sector económico fuerte, pero nadie contempla en este pueblo y mucho menos nuestros gobernantes, otra alternativa importantísima como es el desarrollo de una nueva industria; un sector industrial moderno y competitivo. Desde luego el Gobierno del PP no ha apostado por la Industria, ni ha facilitado la implantación de empresas en esta zona. No hay más que visitar el polígono industrial, y ver en que condiciones se encuentra, en algunos casos, sin luz y sin teléfono, y vendiéndose a 30.000 pesetas el metro cuadrado de suelo industrial. Desde luego, así no se favorece el asentamiento de nuevas industrias, que por cierto, no nos olvidemos, generarían puestos de trabajo estables.

Como socialista, pero por encima de todo como aguileña, quiero manifestar rotundamente mi apoyo y el apoyo de todos los socialistas aguileños al progreso de nuestro pueblo; pero eso sí, un progreso sostenible que sirva para que cada vez vivamos mejor, para que tengamos mayores y mejores posibilidades laborales. Lo que nunca vamos apoyar, y donde nunca nos van a encontrar es al lado de los que quieren que ese progreso sirva para que unos pocos amigos suyos se hagan ricos.

Termino como he comenzado, preguntándome si alguien nos ha preguntado ¿Qué ciudad queremos o en qué ciudad queremos vivir?. No, nadie nos lo ha preguntado. Pero no perdemos la esperanza, porque las aguileñas y aguileños, tendremos la posibilidad de expresar nuestra opinión y cambiar lo que no nos gusta de la forma más democrática que hay. Será justo dentro de un año, cuando vayamos a votar en las elecciones autonómicas y municipales, ahí si podremos expresar en qué ciudad queremos vivir y cómo queremos vivir.

Artículo publicado en Arco Mediterráneo